LO ULTIMO

Fisiología del Transporte Sanitario

Al hablar de este concepto hay que hacerlo también de una serie de fenómenos que incurren en él, es lo que se conoce como fisiología del transporte; todo paciente al ser trasladado por cualquier medio se encuentra sometido a una serie de incidencias mecánicas. Éstas vienen determinadas por un conjunto de factores entre los que se puede destacar la atracción gravitatoria terrestre, los cambios de velocidad a la que se desplaza el vehículo, las propias vibraciones del mismo, que pueden repercutir sobre el paciente; y, en último lugar, habría que hacer referencia al ruido.

Este conjunto de circunstancias originan respuestas fisiológicas (cambios ventilatorios y cardiocirculatorios) que aunque no son importantes en sujetos sanos; sí, en cambio, pueden tener graves consecuencias en pacientes en situación precaria. Al considerar el transporte sobre tierra, han de tenerse en cuenta dos hechos:

• El primero es que todos los seres vivos se han desarrollado bajo la influencia del efecto gravitatorio terrestre.
• El segundo es que si la velocidad de desplazamiento es constante, las alteraciones sobre los sistemas biológicos son nulas; así, no notamos la velocidad de la tierra alrededor del sol, pero sentimos la velocidad en los vehículos de transporte, al no ser constante a lo largo del recorrido.

Si el cuerpo humano se encuentra en el interior de un vehículo de transporte, está sometido a la atracción gravitatoria y a aceleraciones o desaceleraciones, desarrollando respuestas de inercia, proporcionales a la masa del cuerpo y al tipo de aceleración pero en sentido inverso. En general, las aceleraciones son de mediana intensidad y poco sentidas por las personas que realizan el transporte, pero pueden ser peligrosas para los pacientes que son transportados, debido a la situación inestable de los mismos.

Los efectos de las aceleraciones son diversos, pero que pueden englobarse en tres tipos:

• Cambios en la acción gravitatoria.
• Cambios en la presión hidrostática interna.
• Distorsión de los tejidos elásticos.

De ahí la necesidad de una conducción prudente y regular, evitando frenados y desaceleraciones e inmovilizando al paciente sobre la camilla. Todo el material estará protegido y sólidamente fijado al fuselaje, evitando así accidentes durante el transporte. Aun contando con las precauciones enumeradas anteriormente, en el moderno transporte sanitario la primera norma es intentar la estabilización previa antes de iniciar cualquier transporte, tanto bajo el punto de vista ventilatorio como circulatorio.


w.gomez - imagen web

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Guia Prehospitalaria News Designed by Templateism.com Copyright © 2017

Con la tecnología de Blogger.