COVID-19 y el Embarazo



draacosta@guiaprehospitalaria.com
A nivel global ha habido casos de mujeres embarazadas afectadas por COVID-19, pero estos casos no son suficientes para establecer un reconocimiento claro sobre el comportamiento de la infección por COVID-19 en la embarazada o su impacto sobre el embarazo mismo, y es por esto que las recomendaciones sobre el abordaje de la mujer embarazada y lactancia se basan en la experiencia por otras infecciones respiratorias provocadas por virus de la misma familia del COVID-19 y de los casos presentados con este. 

Se desconoce si el embarazo es un factor de riego para infectarse por COVID-19, pero si se sabe que las embarazadas que se infectan tienen mayor riesgo de desarrollar cuadros severos de la enfermedad. Se recomienda exactamente las mismas medidas preventivas que la población en general y se desconoce el impacto de la infección sobre el embarazo y la salud del producto después de nacer. 

En los pocos casos estudiados no se ha encontrado presencia de virus en el liquido amniótico ni en la leche materna, por lo que se recomienda la lactancia materna, siempre y cuando se tomen medidas de higiene apropiadas, de todos modos, pudiera suspenderse la lactancia ante riesgo de infección en pacientes sintomáticas solo para disminuir la posibilidad de contagios, pues no se ha demostrado la presencia del virus en leche materna. 

La situación de pandemia, el aislamiento físico ni las condiciones sanitarias del país son por si sola un criterio para recomendar cesárea. 

La infección con COVID-19 en sí misma no es una indicación para el nacimiento, a menos que sea necesario mejorar la oxigenación materna. Para casos sospechosos y confirmados de infección por COVID-19, el nacimiento debe realizarse en una sala de aislamiento. El momento y el modo de nacimiento deben ser individualizados, dependiendo principalmente del estado clínico de la paciente y la condición fetal. 

Se le recomienda a todas las embarazadas comunicarse con la institución o el medico que las atiende y no salir de sus hogares a menos que tengan signos o síntomas de alarma y deban ser atendidas de manera presencial. 

Para el personal de salud, en caso de embarazadas sospechosas o positivas para COVID-19 

Atención en salas de aislamiento según el protocolo del MSP 
Lavarse las manos con abundante agua y jabón o soluciones alcoholadas. 
En la sala de aislamiento usar equipamiento protector personal (EPP) descartable. 
Usar lentes o protector ocular. 
Guantes desechables. 
Mascarilla N95 en la paciente y personal de salud. 
Realizar historia clínica completa. 
Aplicar el flujograma de atención en el COVID-19. 
Interconsulta con especialista pertinente. 
Manejo multidisciplinario. 

Se le recomienda a todo el personal de salud leer las guías de manejo para pacientes embarazadas y el COVID-19 completa. 

Referencias Bibliográficas 

Publica un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente