Recomendaciones AHA 2020 Guías SVB y SVCA




La Asociación Estadounidense del Corazón crea Pautas para la reanimación cardiopulmonar y los primeros auxilios para ayudar a los proveedores de atención médica y a los miembros de la comunidad a realizar una reanimación eficaz en personas con un paro cardíaco. 

Las recomendaciones de soporte vital básico (SVB) y de soporte vital cardiovascular avanzado (SVCA) para adultos se combinan en las Guías del 2020. Entre los principales cambios se incluyen los siguientes: 

• Las ayudas visuales y los algoritmos mejorados ofrecen una guía fácil de recordar para situaciones de reanimación de SVB y SVCA. 
• Se ha vuelto a enfatizar la importancia del inicio temprano de RCP por parte de reanimadores legos.
• Se han reafirmado recomendaciones previas sobre la administración de adrenalina, con énfasis en la administración temprana de adrenalina. 
• Se sugiere el uso de retroalimentación audiovisual en tiempo real como medio para mantener la calidad de la RCP.
• Medir continuamente la presión arterial y el dióxido de carbono al final de la espiración (ETCO2) durante la reanimación avanzada puede ser útil para mejorar la calidad de la RCP. 
• Según la evidencia más reciente, no se recomienda el uso rutinario de la desfibrilación secuencial doble. 
• El acceso intravenoso (IV) es la vía preferida para la administración del medicamento durante la reanimación avanzada. El acceso intraóseo (IO) es aceptable si el acceso IV no está disponible. 
• La atención del paciente después del retorno de la circulación espontánea (RCE) requiere especial atención a la oxigenación, control de la presión arterial, evaluación de la intervención coronaria percutánea, manejo específico de la temperatura y neuropronóstico multimodal.
• La recuperación de un paro cardíaco continúa mucho después de la hospitalización inicial, los pacientes deben contar con una evaluación y un apoyo formales para abordar sus necesidades físicas, cognitivas y psicosociales. 
• Después de una reanimación, un debriefing puede ser beneficioso para la salud mental y el bienestar de los reanimadores legos, los proveedores de SEM y los trabajadores de la salud hospitalarios. 
• El abordaje de un paro cardíaco en el embarazo se centra en la reanimación materna, con la preparación para una cesárea perimortem, si es necesario, para salvar al hijo y mejorar las posibilidades de una reanimación exitosa de la madre.

Algoritmos y ayudas visuales
Resumen de los aspectos clave y los principales cambios realizados

El grupo de redacción revisó todos los algoritmos y realizó mejoras enfocadas en las ayudas visuales para el entrenamiento, Entre los principales cambios en los algoritmos y en otras ayudas de desempeño se incluyen los siguientes: 

• Se agregó un sexto eslabón, Recuperación, a las cadenas de supervivencia del PCIH y PCEH (Figura 3). 
• Se modificó el algoritmo universal de paro cardíaco en adultos a fin de enfatizar el papel de la administración temprana de adrenalina en pacientes con ritmos no desfibrilables (Figura 4). 
• Se agregaron dos nuevos algoritmos de emergencia asociada al consumo de opiáceos para reanimadores legos y reanimadores entrenados (Figuras 5 y 6). 
• El algoritmo de atención posparo cardíaco se actualizó para enfatizar la necesidad de evitar hiperoxia, hipoxemia e hipotensión (Figura 7). 
• Se agregó un nuevo diagrama para guiar e informar el neuropronóstico (Figura 8).
 • Se agregó un nuevo algoritmo de paro cardíaco en el embarazo para abordar estos casos especiales (Figura 9).  



En las Guías del 2020, las recomendaciones para el soporte vital básico pediátrico (SVBP) y la RCP en lactantes, niños y adolescentes se han combinado con las de soporte vital avanzado pediátrico (SVAP) en un solo documento. 

Soporte vital básico y avanzado pediátrico  
Resumen de los aspectos clave y los principales cambios realizados

Las causas de paro cardíaco en lactantes y niños son distintas de las de paro cardíaco en adultos, y un conjunto de datos cada vez mayor de evidencia pediátrica específica respalda estas recomendaciones. Entre los temas clave, los cambios importantes y las mejoras en las Guías del 2020 se incluyen los siguientes: 

• Revisión de algoritmos y ayudas visuales para incorporar la mejor ciencia y mejorar la claridad de los profesionales encargados del soporte vital básico y avanzado pediátrico. 
• En función de los datos recientemente disponibles de las reanimaciones pediátricas, la frecuencia de ventilación asistida recomendada se incrementó a 1 ventilación cada 2 a 3 segundos (20-30 ventilaciones por minuto) para todas las situaciones de reanimación pediátrica. 
• Se recomienda usar tubos endotraqueales con balón para reducir la fuga de aire y la necesidad de intercambiar tubos en pacientes de cualquier edad que requieran intubación. 
• Ya no se recomienda el uso rutinario de presión cricoidea durante la intubación. 
• Para lograr los mejores resultados en una reanimación, se debe administrar adrenalina tan pronto como sea posible, idealmente en un plazo de 5 minutos a partir del inicio del paro cardíaco con un ritmo no desfibrilable (asistolia y actividad eléctrica sin pulso). 
• En el caso de los pacientes con vías arteriales, el uso de retroalimentación proveniente de la medición continua de la presión arterial puede mejorar la calidad de la RCP. 
• Después del RCE, se debe evaluar a los pacientes para descartar convulsiones. Un estado epiléptico y cualquier ataque convulsivo se deben tratar. 
• Debido a que la recuperación de un paro cardíaco continúa mucho después de la hospitalización inicial, los pacientes deben contar con una evaluación y un apoyo formales para abordar sus necesidades físicas, cognitivas y psicosociales. 
• En la reanimación del shock séptico es apropiado titular el manejo de líquidos, con infusiones de adrenalina o noradrenalina si se necesitan vasopresores. 
• Sobre la base en gran medida de la extrapolación de los datos de adultos, la reanimación equilibrada de componentes sanguíneos es razonable para lactantes y niños con un shock hemorrágico. 
• El tratamiento de sobredosis de opiáceos incluye RCP y la administración oportuna de naloxona tanto por parte de reanimadores legos como de aquellos entrenados. 
• Los niños con miocarditis aguda que presentan arritmias, bloqueo cardíaco, cambios en el segmento ST o bajo gasto cardíaco presentan un alto riesgo de paro cardíaco. El traslado rápido a una unidad de cuidados intensivos es importante, y algunos pacientes pueden requerir soporte circulatorio mecánico o soporte vital extracorpóreo (SVEC). 
• Los lactantes y los niños con enfermedades cardiacas congénitas y fisiología de ventrículo único que se encuentran en el proceso de reconstrucción por etapas requieren consideraciones especiales en el manejo del soporte vital avanzado pediátrico (SVAP).
• El tratamiento de la hipertensión pulmonar puede incluir el uso de óxido nítrico inhalado, prostaciclina, analgesia, sedación, bloqueo neuromuscular, la inducción de alcalosis o tratamiento de rescate con SVEC. 


Directrices de la AHA 2020

Infografía de las Pautas de la AHA 2020 para RCP y ECC

Pautas 2020 de CPR y ECC de la American Heart Association







Soporte vital básico y avanzado para adultos

Soporte vital pediátrico básico y avanzado

Reanimación neonatal

Ciencias de la Educación

Sistemas de cuidado

Actualización centrada en la AHA y la Cruz Roja 2020 para primeros auxilios

2 تعليقات

إرسال تعليق

أحدث أقدم