Hilo de nanotubos de carbono permite que la ropa controle la salud



Investigadores de la Universidad de Rice lograron crear fibras de nanotubos de carbono flexibles que se pueden incorporar a la ropa para funcionar como monitores de salud portátiles. El nuevo hilo es altamente conductor, pero lavable y resistente, lo que le permite funcionar como un componente discreto de la ropa. Hasta ahora, los investigadores han incorporado las fibras en una camiseta deportiva que puede controlar la frecuencia cardíaca y obtener un electrocardiograma continuo. La tecnología podría actuar como un reemplazo de los dispositivos portátiles incómodos o poco prácticos, como las correas para el pecho.

Los wearables prometen un control de la salud discreto, pero ¿qué tan discreta es una correa para el pecho? Esta última investigación promete ropa inteligente, que puede controlar su salud de manera realmente discreta mientras la usa. La tecnología se basa en nanotubos de carbono altamente conductores que se han tejido para formar un hilo fuerte y flexible que se puede lavar a máquina, lo que permite su incorporación a largo plazo en los tejidos.

El nuevo hilo es lo suficientemente robusto y flexible como para coserse a máquina en telas, lo que permite a los investigadores colocarlo donde quieran, incluso donde hace el máximo contacto con la piel o en un área de interés, como el pecho para la monitorización cardíaca. El equipo de Rice University incorpora los hilos usando formas en zig-zag para permitir que el material se alargue sin romperse, ya que la tela se flexiona y se estira durante la actividad.

La camisa tiene que estar ceñida al pecho, dijo Lauren Taylor, investigadora involucrada en el estudio, en un anuncio de Rice. En estudios futuros, nos centraremos en el uso de parches más densos de hilos de nanotubos de carbono para que haya más superficie de contacto con la piel

Además de funcionar como sensores que obtienen datos de la piel del usuario, las fibras actúan como electrodos que se pueden conectar a un dispositivo, como un transmisor Bluetooth, lo que permite la transferencia inalámbrica de datos a un teléfono inteligente.

Los nanotubos en sí son diminutos, de 22 micrones de diámetro, por lo que los investigadores tuvieron que desarrollar equipos especializados para agruparlos en un hilo robusto. “Trabajamos con alguien que vende pequeñas máquinas diseñadas para hacer cuerdas para modelos de barcos”, dijo Taylor. “Pudo hacernos un dispositivo de mediana escala que hace lo mismo”.

Los investigadores de Rice esperan que los hilos puedan ser útiles en una amplia gama de wearables. “Vemos que, después de dos décadas de desarrollo en laboratorios de todo el mundo, este material funciona en cada vez más aplicaciones”, dijo Matteo Pasquali, otro de los desarrolladores del nuevo hilo. "Debido a la combinación de conductividad, buen contacto con la piel, biocompatibilidad y suavidad, los hilos de nanotubos de carbono son un componente natural de los wearables".




Fuente: medgadget

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente