El plan familiar de emergencia


El plan familiar de emergencia permite reducir los riesgos ante los posibles eventos, y nos ayuda a tomar las previsiones para cada posible emergencia, para esto traemos unas recomendaciones para elaborarlo.

¿Qué se debe hacer para preparar un plan familiar de emergencia?

- Preparar una mochila o maleta de emergencia.
- Identificar los posibles desastres que pudieran ocurrir tanto en la vivienda como en la comunidad.
- Identificar los riesgos en el entorno de la vivienda. Si está ubicada cerca de un río, cañada, mar, conexiones de gas, rodeada de cables eléctricos, etcétera.
- Establecer una ruta de evacuación incluyendo ejercicios de simulacros.
- Definir zonas seguras que puedan servir como lugares de protección y establecer un punto de encuentro.
- Delinear un plano de la vivienda estableciendo las vías de escape.
- Definir el rol que jugará cada miembro de la familia ante una emergencia.
- Elaborar un directorio de contactos de emergencia, incluyendo un amigo o familiar fuera de la ciudad, que sea su “contacto familiar de emergencia”.
- Armar un kit de emergencia.
- Asegurar carga y funcionamiento apropiado de teléfono móvil.
- Ensayar el plan de emergencia en familia.

¿Cómo se elabora y comparte para que todos lo conozcan y entiendan?

El plan familiar de emergencia debe elaborarse en una reunión familiar donde interactúen y aporten ideas todos los miembros de la familia, y donde cada uno conozca el rol que va a desempeñar ante una emergencia. Para estos fines, se puede solicitar el apoyo de alguna persona con experiencia en emergencias y desastres. Dicho plan debe ser colocado en lugares visibles por los miembros de la familia y cada persona debe tener una copia de este.

Se recomienda revisar este plan al menos una vez al año, en especial antes de la temporada de huracanes.

¿Qué debe contener una mochila o maleta de emergencia?

- Comida no perecedera y bebida (un galón de agua por persona al día) para tres días.
- Si tu maleta de emergencia contiene comida enlatada, asegúrate de incluir un abrelatas.
- Una radio portátil y una linterna, ambas con pilas extras.
- Un botiquín de primeros auxilios más provisiones de los medicamentos que tomes a diario.
- Anteojos o lentes de contacto extra y aquellos dispositivos médicos que utilices habitualmente.
- Un silbato y un par de herramientas útiles como una llave inglesa o alicates para cerrar los servicios públicos si fuera necesario.
- Un cargador extra para tu teléfono celular.
- Un cambio de ropa para cada miembro de la familia.
- Dinero en efectivo (sin electricidad no funcionan los cajeros automáticos ni las registradoras en los mercados o gasolineras).

¿Cómo diseñar las rutas de escape?

El Centro de Operaciones de Emergencia (COE) y con el apoyo de la Comisión Europea explica cómo elaborar rutas de escape en tu vivienda. Según el documento, disponible en el portal del COE (http://coe.gob.do), debes:

- Definir los lugares más seguros de tu casa, aquellos donde podrían sobrevivir tú y tu familia en caso de un desastre.
- Marcarlos en un croquis. En ese croquis, marca unas flechas de color verde para señalar las rutas a los lugares más seguros dentro de tu casa y sus salidas a los sitios seguros.
- Retirar los objetos que puedan estorbar las salidas.
- Contabilizar el tiempo que necesitan para llegar a los sitios seguros fuera de la casa, partiendo de diferentes lugares, y escoger la que menor tiempo requiera.
- Considerar la posible ayuda que necesitarán niños pequeños, ancianos y personas con discapacidad para su evacuación.

Publica un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente